20.2.12

Morir de eñe.

Antes de que me faltaran dineros, los dibujaba a todos con el mismo patrón y los cortaba con la misma saliva y el mismo poco encanto que suelo tener al sacar la lengua. Me gustaba la gomosidad que me invitaban las tardes en lo de mi abuela; porque entraban en caos las hormigas bebés si las gototas que llovían no eran de origen dulcemente áspero, sino que por demás eran lipídicas. Todas ellas marronas y feas. Sentía que mientras más el moho, más la gramita verde y pura. Qué bonita; qué reñoña la niña ésta.

Después de mucho vuelco, he parado en la preñez de las palomas con su estrago más bárbaro e inculto. Creo que durante mucho tiempo me han obsequiado regaños de arrollo y a lo largo de cada preñez carnívora, he aprendido que los niños con su bañador apretado y mohoso, no son de fiar. Que las postales que te envían, a veces obsequian un corte señorial para saludar de mano y todo eso. Da lo mismo al aprender que los besos de lengua fueron reprimidos por los ñoños del frunce en la ceja. Porque nos odian dulcemente, porque tienen las cejas pegadas y no se distinguen la una de la otra como dos gusanos siameses; porque todos saben que hacer el amor implica, cortar los cuerpos y los gusanos a las mitades del cielo, porque así se extrañan más húmedos. Y que después de algunos días, se siente venir el otoño rosa, que invita a todos los juiciosos a gemir durísimo, como si las piñatas estuviesen cubiertas y rellenas de flores secas. Más bien de un polvo floral, que se hace metiendo las manos en un licuado de barro y practicándoles asfixia mecánica a todas las flores de lo de mi abuela. Taponándose los oídos para no escuchar sus súplicas. Mezclando muy risueña y arisca, como nacen todos los bebés. Huraños. Mañosos a los tres y borrosos cuando plantan sus pieses a la orilla de todo. Petulantes, como si no fuesen a caerse nunca. Pequeños y ruiodosos. Insoportablemente malditos. Yo también me amañé un par de veces; podría apuntar con meñiques todo lo que no me han dado nunca; engrosarlo bruscamente para que se lea mejor y en verso, como si les gustara a todos o les causara todo lo contrario. De hecho, podría apiñar los versos que tienen dueño; pero por ahora me gusta hacerme esperar. Por otro lado, si los extraños fuesen más ruidosos, fuesen todos bebés con corpiño, gabardina, plises a las caderas, amuñecados todos; pero fuesen de fiar. Lo sabes. Tuviese entonces ser extraño, una finalidad utilitaria. Pero no. Todos son mañores que tú. Apoderados de los bailes, del gusto de los viños blancos o tintos (siniguales y fríos), o de cualquier coña útil en estos días. Mañana me desquicio, te lo confieso casi con ardor. Después de mí, viene la costra; siempre te lo tuve presente. De cuando en cuando voy a volver con delicadeza; y te prometo que cada vez seré más dañina. Recuerda que cuando algo me falta, lo dibujo todo con el mismo patrón y lo corto con la misma saliva y con el mismo poco encanto que suelo tener al tocar un pipí. Mientras tanto voy amuñuñando tu recuerdo. Y eso que te amo y todo, pero en mi añejez voy soltando la clase y soplo un eructo bien emponzoñado, bien sentada como siempre, empeñada en cortejar palomas carnívoras, que estragadas vagamente, buscan alimentarse de mujeres en su noveno mes de preñez. Como si fuese esa la última oportunidad de alimentarse; y lo es, porque tiempo después, mueren en los parques nacionales.  

Eso sí, no tengas tantito miedo cuando soñoliento encuentres esto cambiando el dibujo en tu pared:   

Sí, soy yo otra vez
en tu baño
bien cañiza
de ensueño
sin lagañas
bien mona, con un moño
ñoña
ceñida al techo
doblada, como un pañuelo
aliñando tu comida
extraña
extraño
con la mirada desechable
la de siempre,
haciéndote daño,
con un fulgor redondo,
con mi puño en tu boca;
es que soy tampiqueña
que me hace daño tu meñique
en mi coño. 

5 comentarios:

Carlos Quevedo dijo...

Vale, qué bien esto.

Susan Urich dijo...

Morir de eñe, con la pestaña atragantada...

Nelson Souzza dijo...

Hello! My first visit, will visit you again. Seriously, I thoroughly enjoyed your posts. Congrats for your work. If you wish to follow back that would be great I'm at http://nelsonsouzza.blogspot.com
Thanks for sharing!
Saludos!

Nelson Souzza dijo...

Hello, I am a new follower(32). Thank you for stopping by! I hope your day is a good one and that you will come back again soon. Greetings from Rio de Janeiro/Brasil!

Anónimo dijo...

Problablemente los más admirados poetas, escritores, Amantes de tu arte.. tuvieron inicios menos imponentes. Elocuencia sazónada con irreverencia, excelente!.. Un tilín de ocio fans club! Jaja