29.10.10

Inmoralmente censurada.

Hoy quiero tener lo zorra en la frente. Decidí hablar de putas, como lo hacen tú y todos los demás valientes. Es fácil, bochonorso, pero riquísimo (lo sabemos).

Descaradamente disfrutamos de recorrer con bocas, manos, dedos y sombra, la dicha de usar pupilas para degustar la magia de las putas. Y es así, una puta es una bendición. Bendición pobre, porque las bendiciones ricas nunca son de fiar. Son el disfrute a priori de cualquier sinónimo a regalo
                                                                                                          regalan
                                                                                                         les regalo
                                                                                                       mas ellas se venden.

Sin embargo, coincidimos plenamente en que alguna puta habita inside of u.
inside of me.
inside of every one.
{look at here.}
¿Y qué se supone que esconde el vinilo sesentero pintorreteado de algún plácido sonido hueco, orgásmico, místico?
¿Qué escondes bajo tus tacos rechinantes y de manchado patente, puta?
¿Qué libros duermen en tu alcoba sin raíces, procedentes del intelecto ajeno, chica del carmín?
¿Cuántos hijos emanan tu vientre, desdichada?

Tengo alma puta y un cielo irreverente haciéndome nacer cada vez que vengo al barrio chino. Puta, con todas sus letras censuradas y poco morales. Puta, sin permiso. Puta desempleada. Puta alquilada, aniquilada. Puta ladrona de artificios y clichés (jodidamente desgastados). Puta cursi, enamoradiza y vil. Puta que te persignas antes de colocar vuestra lengua en húmedos genitales. Puta que desgracias cada pepa de un rosario, que rezas sin cansancio. Que amas sin dormir. Que buscas y no encuentras. Que escondes tu pureza, buena mujer. Abriéndote grietitas en las manos, dejándote envolver en un bajo mundo.

Eres grande en todo tu esplendor. Encima de tus pechos fofos y las curvas de pelvis en acción de pose, se encaminan dos muslos de consuelo para cantidades industriales de insatisfechos y soñadores. Sucumbes del amor, ignoras el alma... desparramas la elegancia que más tarde será una estrecha guarandinga.

¡Mujer, dejadme andar en vuestro mundo, en vuestra acera y poste!

Alquiladme sólo una gota de vuestra cautelosa belleza.


                                                                 {pausa amena.}

   self service.


4 comentarios:

NESTOR MENDOZA dijo...

Sí... putas...perras santas. No he probado nunca una de ellas.
"Puta que te persignas antes de colocar vuestra lengua en húmedos genitales."
Bueno, bueno, quevedesco...

Un abrazo Génesis.

Maily Sequera dijo...

Grandioso, Génesis.
"(...) alguna puta habita inside of u.
inside of me.
inside of every one"

Pobre quien lo ignore.

Maily Sequera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
destructor de mentiras dijo...

Te lo digo
Sí sigues mirando tanto hacia el cielo no vas a poder curarte.

Lo bueno es que aunque no te cures.. tus escritos seguirán siendo llenos de Génesis y un pedazo de MDF sellado con la palabra relidad.